No me disculparé por ser mujer ni por ser exitosa

11download
Imagen de Unsplash

Soy una fiel defensora de los hombres. Los amo y me encantan. De hecho, mis más grandes amigos son varones. Creo que la amistad genuina sin necesidad de erotismo es posible. De hecho, por alguna razón, muchos de mis amigos terminan tratándome como ‘a una de ellos’. Conozco hombres espectaculares que aman y respetan la figura de la mujer.

Sin embargo, en ocasiones me he encontrado a mí misma rodeada de hombres, disculpándome por asuntos que realmente no ameritan una disculpa. Pidiendo disculpas por ser simplemente quien soy. Y no me malentiendas, hay razones muy válidas por las cuales todos debemos disculparnos. No pretendo evadir mis responsabilidades sociales, emocionales o humanas.

Pero soy mujer, y no pienso disculparme por preferir una película de amor en vez de una de zombies. No me hace menos fuerte amar y desear tener alguien a mi lado. (Por cierto, en realidad me gustan ambas películas.)

No me disculparé por llorar durante mi periodo. Realmente no lo haré. Estoy plenamente consciente de mis procesos hormonales, los acepto y los dirijo lo mejor que puedo.

Me encantan los abrazos, y no me disculparé por necesitar alguno de vez en cuando, aunque abrazarme a diario sería mejor.

No me disculparé por querer tener tiempo a solas.

No me voy a disculpar por sentirme incómoda cuando alguien dice o hace algo que me ofende como mujer. Y si tú lo haces, ten por seguro que te lo haré saber.

Soy mujer, y no tienes una idea de cuánto amo serlo. No me disculparé por ser exitosa, por tener talento y sensibilidad para acercarme a otros y lograr mis objetivos laborales. No pienso disculparme jamás por disfrutar, reír, y hacerlo a carcajadas. Eso de reírme con delicadeza no es lo mío.

No me voy a disculpar por equivocarme de vez en cuando o por emocionarme cuando tienes un detalle conmigo.

No me voy a disculpar por indignarme cuando pienso que algo no es correcto y mucho menos por dar mi opinión y anhelar ser escuchada, así como también he aprendido a escucharte.

Soy mujer, y disfruto a plenitud de mi femineidad y la capacidad que tengo de ser dulce y ser valiente a la vez. No quiero ni pretendo sentirme ‘más’ que un hombre, pero en definitiva no espero sentirme ‘menos’.

Soy mujer y no me disculpo por ello.

Eres hombre y te honro por serlo.

Todos nos necesitamos.

Save

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s