Ser elegidos es mucho mejor que estar enamorados

jared-sluyter-226839
Imagen por Jared Sluyter

Durante mis años de práctica ofreciendo mentoría y educación en las relaciones a cientos de personas, a través de la radio y otros medios, y más aún en mi práctica personal de amar he aprendido un valor distinto para ciertas frases o conceptos que se nos fueron enseñados.

Les mentiría si digo que no conozco lo que es estar enamorada. Lo he vivido y lo he padecido. Esa emoción es grande, pero a su vez fuerte y egoísta. Don Miguel Ruiz lo explica en su libro La Maestría del Amor de la siguiente forma, pues existen dos caminos y a través de ellos se regirán nuestras emociones. Uno de ellos es el camino del amor y el otro es el camino del miedo, por el cual estamos muy acostumbrados a transitar.

A pesar de que solemos compartir características comunes con aquellos con quienes nos relacionamos, cada uno tiene un sueño personal, y esto no se igual para ninguno. Vamos desarrollando expectativas a base de este o estos sueños y, a su vez, vamos forjando un camino de miedo. ¿Y qué tal si esta persona no llena mis expectativas? ¿Y si me es infiel? ¿Y si me abandona? ¿Y si no soy suficiente? Y vamos llenando nuestra mente con esas grandes preguntas que al final nos convierten en seres llenos de miedo, y por consiguiente, controladores.

Tenemos la falsa idea de que un amor libre es un amor que lo permite todo y donde no hay un estilo de comportamiento que honre al otro. No podemos estar más lejos de la realidad. El amor libre es aquel en el que se reconoce la libertad como una responsabilidad mayor a la de seguir una norma o una regla. No es lo mismo decir que hicimos algo porque teníamos que hacerlo a hacerlo porque deseábamos hacerlo. El amor debe ser así. Mi pareja no debe permanecer a mi lado porque es su obligación y porque es mi manera de controlar que yo no sufra. Por el contrario, mi pareja permanence a mi lado porque lo disfruta, porque es un deleite, porque hemos fortalecido una base de compañerismo en la cual no queremos herir al otro ni a nosotros mismos. Y de una forma poco común para la sociedad, nuestros sueños, tal vez distintos, se unifican en el deseo genuino de que se cumpla en el otro.

Estar enamorados no se compara en lo absoluto con ser elegidos. Yo te elijo. Tú me eliges. ¿Esto qué significa? La elección es un proceso consciente, el cual no carece de emociones, pero se basa en la acción. Es no decir te amo cuando lo sientas, sino cuando estés convencido de que harás todo lo posible para que ese amor se sostenga. Puedes haber sido “elegido” por alguien para amarte, y esto te convierte en maestro. Porque con tus acciones enseñarás a otros que el respeto es lo opuesto al miedo, y que podemos respetar las emociones y elecciones de otros sin afectarlas o menospreciarlas.

Entonces, ser elegidos, uno por el otro, es tan solo el primer paso de esta aventura.

Desde mi espacio, Erika Michael 💋

Save

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s