Tendencia Millennial en las relaciones ūüíĎ

Hoy en mi segmento #relacionessaludables en Al Natural D’ Show habl√© sobre las tendencias m√°s importantes en las relaciones de la generaci√≥n de los millennials, que tan interesantes son!!!! Chequ√©ate el video¬† ūüĎÄ

Dale, share baby!! ūüíč

Puerto Rico levanta a Puerto Rico

Tras el paso del huracán María, hemos aprendido demasiado. Desde dar paso al otro carro en las intersecciones sin luz, mantener la paciencia en las largas filas para casi todos los servicios. Hemos aprendido de nuevo a hablar en persona, cara a cara con la gente. Se siente cool.

No la hemos pasado bien, pero hemos sacado lo mejor de cada situación.

Les comparto un video live que hice esta ma√Īana para mis redes, hablando un poco sobre c√≥mo va Puerto Rico y lo que Mar√≠a no se pudo llevar. Nos vamos a levantar, ayudaremos a otros…pero debemos sentirnos mal un poco para poder sentirnos mejor!!!

 

Seguimos!! Beso ūüíč

Erika Michael

Desolaci√≥n y esperanza: Hurac√°n Mar√≠a

IMG_1440Escribo esto sentada en mi balc√≥n con la poca bater√≠a que queda en mi laptop, tomando un delicioso caf√© negro hecho en la greca (pues a√ļn no tenemos electricidad) y viendo a mis vecinos, cuyo nombre a√ļn no conozco, arreglar parte del techo de su casa que se da√Ī√≥ tras el paso del hurac√°n Mar√≠a.

Despert√© hoy, com√ļnmente, cuando el sol hace su arribo por mi ventana y el calorcito comienza a desalojar la habitaci√≥n de ese fresquito de la madrugada. Un pa√≠s entero acostumbr√°ndose de nuevo a dormir sin abanico o aire acondicionado en un ambiente tropical.

Aquí estamos, a una semana de ser destrozados por el huracán María, categoría 4 o 5…no supe bien pues todas las telecomunicaciones cayeron durante su paso. El radar falló y muy estratégicamente y con basta experiencia la meteoróloga (y ahora amiga de todos) Ada Monzón trazaba su ruta a través del satélite.

No esper√°bamos algo como esto. Hab√≠an sido muchos los huracanes que nos amenazaban y al segundo de tocar la isla se desviaban o disminu√≠an en categor√≠a, tal como fue el caso del hurac√°n Irma, con dos semanas de diferencia del paso de Mar√≠a. ¬°Ahora s√≠ que no tuvimos suerte! Ni Yukah√ļ, ni Dios, ni ning√ļn otro ser pudo ayudarnos a no sufrir este golpe. Y ahora se preguntan, ¬Ņseguimos siendo una Tierra Bendecida? ¬ŅHemos sido abandonados por nuestro Creador?

La respuesta es y ser√° simple a mi entender: no, no hemos sido abandonados jam√°s.

Los huracanes son parte esencial de la naturaleza, de alguna manera limpian el ambiente. Ambiente que, se√Īoras y se√Īores, nosotros hemos contaminado d√≠a a d√≠a, cada vez m√°s con el uso del petr√≥leo, los gases y por supuesto, la cantidad absurda de basura que desechamos. Y la palabra favorita de esta temporada: diesel. L√°stima que no sea Vin.

El caso es que no hemos dejado de ser ‚Äúbendecidos‚ÄĚ, solo que no hemos aprendido a identificar lo que esa palabra significa. En primera instancia, las fallas en el sistema el√©ctrico del pa√≠s, la burocracia y la politiquer√≠a est√ļpida (¬°Qu√© maravilla ser escritora y poder escribir lo que me da la gana!) nos han consumido hace a√Īos. El verdadero hurac√°n ha sido la falta de respeto, de afecto. El verdadero caos, no vino tras Mar√≠a, ella solo nos quit√≥ el velo a la realidad. Porque llevamos mucho tiempo pensando que si no me afecta a m√≠ personalmente, entonces no me importa.

Y finalmente, somos tan perfectamente bendecidos, que vivimos en una isla rica en vegetaci√≥n, playas hermosas, gente que en su mayor√≠a son tan dados y sensibles a la necesidad del pr√≥jimo, que llena el coraz√≥n de cualquiera. Somos un pueblo c√°lido y valiente. ¬ŅAcaso han olvidado nuestros machetes? S√≠, nuestra historia nos recuerda que vamos a estar bien.

Hace unos días, cansada de la monotonía de estar encerrada en mi casa, porque también yo me canso de eso, fui a la playa. Lloré y la disfruté tanto. Porque entendí que la naturaleza misma tiene vida y que ni María ni nadie nos la va a robar. Los árboles van a reverdecer. Los frutos que sembremos nuevamente, los vamos a cosechar. Somos humanos, somos grandes y eso nada ni nadie nos lo va a quitar. Esa es mi esperanza.

Esto lo escrib√≠ hace unos d√≠as atr√°s, apenas ahora logro conectar mi computadora para poder seguir con mi blog. Los extra√Īo!!! Seguimos!!

Beso, Erika Michael